Superalimentos: ¿nutrición o pastilla?

el

Siempre hay un ingrediente de moda, desde el té verde a la maca. ¿Qué tanto podemos confiar en este tipo de alimentos?

Entre las personas conscientes de su salud están muy de moda los llamados “superalimentos”: el tubérculo maca, las bayas de goji, la microalga spirulina, el pasto de trigo o wheatgrass, el té verde, el cacao crudo y el muy de moda té matcha... La lista es infinita y tienen fama de ser campeones nutricionales, con propiedades para detoxificar, energizar, aumentar la libido, adelgazar y mil otros beneficios. Es frecuente que me pregunten si tomar batidos con uno o diez de ellos mejorará tal o tal dolencia.

Mucho tiempo, no supe muy bien por qué esas preguntas me dejaban incómoda. No era sólo porque no tenía idea, sino que de alguna manera sentía que no tenía por qué saberlo. Ahora sé: es porque yo trabajo con nutrición, y lo otro es farmacología.

La nutrición trata de lo que ingieres a diario para mantener tu cuerpo funcionando. Una buena alimentación es elegir en cada comida alimentos que te sirven. Y no depende de un ingrediente en particular sino del balance de nutrientes. No importa si comes pollo o foca, lechuga o brotes de bambú, mientras los nutrientes estén presentes en la medida adecuada para tus necesidades.

En cambio, lo que se valora de los “superalimentos” es algún particular compuesto activo. Algunos se traen desde muy lejos, como se hacía antiguamente con las especias: valía la pena viajar por las ardúas rutas hacia el Oriente porque se conseguían sustancias con virtudes únicas —el café, que despertaba, la pimienta, que desinfectaba, la canela, que trataba resfríos…

Seguramente pueden ser fantásticos.

¿Por qué estás sin energía, por qué tienes sobrepeso? ¿Qué desequilibrio interno los causó? La respuesta suele venir de tres grandes áreas:

•   No te alimentas bien,

•   No descansas bien,

•   No te mueves bien.

No es por falta de maca.

Hasta que no endereces las cosas en esas áreas, no resolverás los problemas de fondo. Consumir superalimentos, a lo más, cubrirá los síntomas. En eso no es distinto de tomar una pastilla para la presión y otra para la ansiedad. El que el remedio sea una planta y no un químico no cambia nada al esquema; sigue siendo una búsqueda de la varita mágica.

Y, como dice la doctora Terry Wahls, “si sólo tomaste suplementos y no cambiaste tu alimentación, malgastaste tu dinero: la magia está en los alimentos.”

Fuente: Women-Talk

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s